Hoy en día, los gerentes y operadores de data center, debe ser capaces de simplificar los procesos operacionales. Es decir, reducir los costos y aumentar la velocidad de entrega de la información que se requiere para crear valor agregado en el negocio.

Tradicionalmente, los gerentes se encuentran con dificultades y limitaciones a la hora de gestionar las operaciones y el crecimiento del negocio. Necesitan: recolectar la información, procesarla y almacenarla en el data center para tomar decisiones que permitan seguir creciendo y obtener la rentabilidad deseada. El problema es que la información, no siempre está disponible.

Según los expertos de Schneider Electric, hay tres aspectos cruciales para gestionar la complejidad de un data center, es la planificación, operaciones y analítica para optimización de procesos y toma de decisiones, cada una de ellas con un sinfín de variables propias.

Sin embargo, todo esto se puede reducir a una gestión mucho más simple, segura y rentable al utilizar lo que se conoce como Sistema de Gestión de Infraestructura del Datacenter, también conocido como software DCIM por sus siglas en inglés (Datacenter Infrastructure Management).

Hoy día, para muchos gerentes de data centers, la mejor solución para garantizar una mejor gestión, es el uso de sistemas DCIM de última generación, los cuales se desarrollan con:

  • Módulos de monitoreo y automatización
  • Planificación e implementación
  • Recolección de datos.

Estos sistemas, cuentan con una serie de herramientas de planificación, operación y analítica que son capaces de dar respuesta a todas las preguntas, entregando así toda la información para tomar buenas decisiones.

Los sistemas actuales de DCIM están diseñados para identificar y resolver los problemas que puedan presentarse, con un mínimo de intervención humana, lo que representa una importante mejora en la optimización y automatización de los procesos operativos.

Además, estos sistemas son una herramienta muy valiosa porque proporcionan una mejor comprensión de lo que sucederá en un data center antes de su instalación o lo que sucede durante su operación. Permite reducir costos, optimizar los procesos operativos y tomar decisiones sobre un futuro crecimiento del negocio.